martes, 13 de diciembre de 2011

Depuracion de Ideas

Proceso utilizado para encontrar buenas ideas y desechar las malas, utilizamos una de las siguientes herramientas, para realizar dicho proceso:

EL ENFOQUE SISTEMICO
El enfoque sistémico es la aplicación de la teoría general de los sistemas en cualquier
disciplina.
En un sentido amplio, la teoría general de los sistemas se presenta como una forma
sistemática y científica de aproximación y representación de la realidad y, al mismo tiempo,
como una orientación hacia una práctica estimulante para formas de trabajo
interdisciplinarias.
En tanto paradigma científico, la teoría general de los sistemas se caracteriza por su
perspectiva holística e integradora, en donde lo importante son las relaciones y los
conjuntos que a partir de ellas emergen.
Los objetivos originales de la teoría general de sistemas son las siguientes:
· Impulsar el desarrollo de una terminología general que permita describir las
características, funciones y comportamientos sistémicos.
· Desarrollar un conjunto de leyes aplicables a todos estos comportamientos y, por
último,
· Promover una formalización (matemática) de estas leyes.
La primera formulación en tal sentido es atribuible al biólogo Ludwing von Bertalanffy en
1.936, para él la teoría general de sistema debería constituirse en un mecanismo de
integración entre las ciencias naturales y sociales. Esta teoría surge en respuesta al
agotamiento e inaplicabilidad de los enfoques analítico – reduccionista y sus principios
mecánico – causales. El principio en que se basa esta teoría es la noción de totalidad
orgánica, mientras que el paradigma anterior estaba fundado en una imagen inorgánica del
mundo.
Los conceptos propuestos por Bertalanffy pueden ser resumidos en que existen modelos,
principios y leyes que pueden ser generalizados a través de varios sistemas, sus
componentes y las relaciones entre ellos “. La integración y la separación representan dos
aspectos fundamentalmente diferentes de la misma realidad, en el momento en que se
rompe el todo se pierde alguna de sus propiedades vitales “(Bertalanffy, 1981 in Carr,
1996).
En las definiciones más corrientes se identifican los sistemas como conjuntos de elementos
que guardan estrechas relaciones entre sí, que mantienen al sistema directo o
indirectamente unido de modo más o menos estable y cuyo comportamiento global
persigue, normalmente, algún tipo de objetivo. Esas definiciones se concentran fuertemente
en procesos sistémicos internos; deben necesariamente, ser complementadas con una
concepción de sistemas abiertos, en donde queda establecida como condición para la
continuidad sistémica el establecimiento de un flujo de relaciones con el ambiente.
· Las perspectivas de sistemas en donde las distinciones conceptuales se concentran en
una relación entre el todo (sistema) y sus partes (elementos).


 

Analisis Costo Beneficio

Uno de los puntos importantes en la decisión del nivel tecnológico a implementar en cada una de las actividades, es la relación COSTO-BENEFICIO que arroja cada una de ellas. Esta relación manifiesta la diferencia económica que surge entre el paquete tecnológico aplicado y los rendimientos físicos proyectados u obtenidos en las producciones evaluadas. La planificación consciente y racional de las actividades, debe ser una estrategia fundamental y constante en las empresas eficientes. El desarrollo de planes de producción, significa la posibilidad de relacionar las actividades entre sí, con un fin predeterminado, creando la sinergia adecuada a cada sistema productivo.

Sabiendo que, nunca los máximos rendimientos se corresponden con las máximas ganancias, es que debemos precisar cual es la máxima ganancia posible en cada actividad, para lo cual la determinación de la relación COSTO-BENEFICIO es imprescindible. Esto supone la evaluación de las variaciones probables de rendimientos, ante la aplicación de diferentes técnicas agronómicas en función del valor de implementación de las mismas.

El punto de máxima ganancia se da en la intersección entre, la línea ascendente de los costos y la línea descendente de los beneficios. Esto es así, dado que en principio toda aplicación de insumos produce un incremento en el rinde y por ende en la ganancia. Pero la continuidad de aplicaciones de insumos, continuará produciendo aumentos de volúmenes físicos pero disminuirá los márgenes de ganancias, hasta llegado el punto en que, de continuar con el incremento de insumos, pretendiendo el máximo de rendimiento agronómico, solo se logrará un menor margen de ganancia con el riesgo de que, ante una pequeña contingencia climática estresante, el resultado productivo se torne negativo.
En la búsqueda constante de los máximos rendimientos físicos, se minimiza el verdadero sentido de la producción, que es el de lograr el máximo de renta que, en un gran número de oportunidades, no se corresponde con el mayor rinde sino que se logra encontrando el delicado punto de equilibrio que supone la inversión óptima.

La ausencia de estos cálculos en la planificación de la producción incrementa de manera exponencial el riesgo productivo e incorpora una incertidumbre más a las ya existentes naturalmente en el sistema. Implementando el cálculo de la variable COSTO-BENEFICIO y tomándola como uno de los puntos determinantes en la planificación de cada una de las actividades productivas y en la selección del paquete tecnológico a aplicar en cada una de ellas, es que lograremos una mayor ganancia por actividad y por sumatoria una ganancia mayor en la totalidad del sistema productivo.

La práctica agropecuaria denota en la amplia mayoría de los casos la falta de implementación de esta variable de elección, por lo que debe divulgarse y profundizarse su utilización y análisis, como una herramienta válida para preservar la rentabilidad de la empresa y la sustentabilidad del sistema.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada